UNA MARAVILLA

Dicen que cuando el demonio se aburre se pone a matar moscas con el rabo. Algo así debe pasarles a este alcalde que tenemos y a su equipo acompañante. Porque ya es hartura que día sí y día también nos abrumen “vendiéndonos” historias absurdas y realizaciones que no tienen más importancia que la que a ellos les interesa darles. Por ejemplo, que se barra un día una calle, una foto como pueden hacerse cientos (si se quiere), etc.

Por lo demás, está claro que las cosas que pueden interesar más, las cosas que a todos nos gustaría saber, esas se las callan si no han salido rematadamente bien. Por ejemplo, cuánto se gasta realmente en determinadas obras o cosas.

No vamos a extendernos en este asunto porque necesitaríamos varios entradas como esta, así que nos limitaremos a exponer una sola cosa que, Nos estamos refiriendo al MARAVILLOSO programa llamado GESTIONA.

Los ciudadanos de Arahal deben saber que desde hace años nuestro ayuntamiento viene utilizando para determinados trámites administrativos y, sobre todo, para comunicarse con los concejales y hacerles llegar documentación, un programa informático albergado en el portal de la Diputación Provincial. El uso de este programa es gratuito para el ayuntamiento, fácil de usar y que actualmente está dando servicio a prácticamente la totalidad de los municipios de la provincia.

Pero al parecer o el resto de ayuntamientos de esta provincia son bastante torpes y tontos o nuestro equipo de gobierno son los más listos del mundo mundial. Porque estos han decidido que el programa común de la Diputación ya no sirve. Así que HAN COMPRADO con el dinero de todos, un nuevo programa informático que, tras llevar varios meses en funcionamiento, resulta que ha mostrado sus dos grandes virtudes: primera, NO FUNCIONA BIEN. No sabemos si porque es un camelo o porque los responsables de manejarlo no acaban de enterarse. Y segunda, dado que no funciona, les da a ellos la EXCUSA PERFECTA para que los documentos que deben llegar a los concejales de la oposición, no nos lleguen, que es lo que al final quieren conseguir.

Lo malo es que esas historias ya no cuelan, no nos engañan ni a nosotros ni a nadie. Todo está muy claro: no solamente MALGASTAN EL DINERO público, es que además culpan a un programa informático de OCULTAR LA INFORMACIÓN mientras que en otros ámbitos reconocen e incluso alardean de que van a tratar por todos los medios de poner cuantas trabas puedan para impedir que sepamos de verdad qué mangoneos se traen entre manos.

Y, A TODO ESTO, SEGUIMOS SIN SABER CUÁNTO NOS HA COSTADO ESA MARAVILLA DE PROGRAMA INFORMÁTICO.